Los autos, como muchas máquinas, generan calor al estar en funcionamiento. De no manejarse este calor puede generar que la temperatura del motor y las piezas en general de auto se dañen, por lo que resulta muy importante el uso de un anticongelante.

A continuación, te compartimos los diferentes tipos de anticongelantes que puedes encontrar en el mercado.

Anticongelantes orgánicos

Se hacen con etilenglicol y agua destilada o desmineralizada para garantizar que no se corroan las partes del motor. Se caracteriza por ser un anticongelante que se mantiene estable por largos periodos de tiempo y por ser biodegradable, lo cual lo hace más amigable con el medio ambiente. Además, dura más tiempo, posee baja conductividad eléctrica, su punto de ebullición es más alto y genera menos depósitos sólidos.

Anticongelantes inorgánicos

Se fabrica con silicatos que se degradan al pasar del tiempo y, por lo mismo, se corre el riesgo de que ocasiones averías en el sistema de refrigeración, además de que también puede acelerar la corrosión. Duran menos tiempo y se pueden distinguir fácilmente por su color brillante.

Anticongelantes híbridos

Están hechos de una tecnología que combina los dos anteriores. Se componen de glicerina, etilenglicol y aditivos antiespumantes, anticalcáreos y una reserva neutralizante que se encarga de proteger todo el circuito de refrigeración.

Ahora bien, ¿sabes cuál es el anticongelante ideal para tu auto? Si no es así, te invitamos a que acudas a CAR-PIZ Motors, somos un taller mecánico automotriz en Pachuca en el que te podemos dar las mejores recomendaciones para elegir un anticongelante perfecto para tu carro.